Un nuevo estudio avanza en la comprensión del tratamiento de los trastornos alimentarios pediátricos

Un nuevo estudio sugiere que el fármaco existente D-cicloserina puede mejorar la recuperación de los niños durante el tratamiento de los trastornos alimentarios pediátricos, al cambiar la reacción de su cerebro a los alimentos. Los resultados se informan en la edición en línea del 20 de junio de 2017 de Translational Psychiatry, de investigadores del Marcus Autism Center, Children’s Healthcare of Atlanta, Emory University School of Medicine y Yerkes National Primate Research Center.

Los niños con trastornos de la alimentación que recibieron intervención conductual y D-cicloserina experimentaron ganancias de tratamiento más rápidas, con una mejora del 76 % en la alimentación después de cinco días de tratamiento, en comparación con una tasa de mejora del 37 % para los niños que recibieron intervención conductual y un placebo. Este es el primer ensayo clínico aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo de D-cicloserina en trastornos de la alimentación.

“Si bien un creciente cuerpo de investigación indica que la D-cicloserina puede mejorar los resultados de los niños que se someten a terapia cognitiva conductual para la ansiedad, este es el primer ensayo clínico que se enfoca en el uso de este medicamento como complemento de la intervención de alimentación para el rechazo severo de alimentos”, dice co. -autor William Sharp, PhD, director del Programa de Trastornos de la Alimentación Pediátrica en el Centro de Autismo Marcus y profesor asistente en el Departamento de Pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory. “Nuestros resultados sugieren que la D-cicloserina puede desempeñar un papel similar en el aumento de la eficacia de la intervención conductual intensiva dirigida al rechazo crónico de alimentos, lo que tiene el potencial de reducir el tiempo y el costo del tratamiento para las familias afectadas”.

También en esta publicación, los estudios con ratones mostraron que la D-cicloserina aumentó la toma de muestras de alimentos y amplió las espinas dendríticas, o partes de las células cerebrales que se conectan con otras neuronas, en la parte del cerebro del ratón asociada con la toma de decisiones. Los autores sugieren que los cambios cerebrales explican la capacidad del fármaco para provocar cambios de comportamiento tanto en los ratones como en los niños con trastornos de la alimentación.

Lee mas  El momento circadiano tardío de la ingesta de alimentos se asocia con un aumento del cuerpo

La coautora Shannon Gourley, PhD, investigadora del Centro Nacional de Investigación de Primates de Yerkes y profesora asistente en el Departamento de Pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory, realizó los estudios con ratones. “Nuestros hallazgos sugieren que la plasticidad dentro de esta región particular del cerebro es realmente importante para extinguir las aversiones. Estos hallazgos podrían guiar futuros estudios destinados a ayudar a las personas a superar la evitación desadaptativa de alimentos”, dice Gourley.

Los niños con trastornos de la alimentación evitan comer y, a menudo, rechazan la mayoría o todos los alimentos que se les presentan durante las comidas. Esto puede conducir a graves consecuencias médicas y de desarrollo, que incluyen un crecimiento vacilante, un funcionamiento inmunitario comprometido y un desarrollo cognitivo deteriorado. Los trastornos de la alimentación también tienen un impacto negativo en el funcionamiento familiar, y los cuidadores experimentan altos niveles de estrés y ansiedad en torno a las comidas. Esto intensifica la necesidad de identificar y probar intervenciones que mejoren significativamente la salud y la calidad de vida de los niños con problemas de alimentación debilitantes.

Cuando se enfrentan al rechazo crónico de los alimentos, las familias a menudo confían en el apoyo artificial, como el uso de una sonda de alimentación, para asegurar el crecimiento y el desarrollo”, dice Sharp. “Sin embargo, una solución a más largo plazo requiere una intervención que se centre en ayudar a los niños a desarrollar una relación positiva con la comida mientras se restablece una interacción constructiva entre padres e hijos durante las comidas”.

Las intervenciones conductuales intensivas en el tratamiento diurno multidisciplinario o los programas hospitalarios para pacientes hospitalizados son tratamientos bien respaldados para niños y familias afectados por trastornos de la alimentación. Sin embargo, la intervención puede ser costosa con disponibilidad limitada en un puñado de centros especializados, como el Programa de Trastornos de la Alimentación Pediátrica en el Centro de Autismo Marcus. Los resultados de este estudio sugieren que la D-cicloserina, un agonista parcial del receptor de N-metil-D-aspartato, puede ayudar a aumentar la extinción de la aversión a los alimentos.

Lee mas  Los investigadores encuentran un nuevo enfoque potencial para el tratamiento de la diabetes tipo 2

El estudio también proporciona información importante sobre los posibles mecanismos neuronales que subyacen al rechazo crónico de alimentos en niños pequeños. Sharp se asoció con Gourley, quien enseñó a ratones sanos a evitar cierto tipo de alimentos (sin dejar de consumir otros tipos). Luego les dio a los ratones la oportunidad de investigar la comida evitada más tarde. Debido a que los ratones son curiosos y oportunistas, superarán su entrenamiento previo y probarán la comida que antes evitaban. Descubrió que, tal como se observó en los niños tratados con el fármaco, la D-cicloserina aceleró la toma de muestras de alimentos. En conjunto, los cerebros de los ratones mostraron cambios. Después del tratamiento farmacológico, las espinas dendríticas, o pequeñas protuberancias que se extienden desde las células cerebrales y forman conexiones con otras células cerebrales, se agrandaron en una región del cerebro importante para la toma de decisiones, la corteza orbitofrontal.

“Este estudio representa el primer ensayo aleatorizado, doble ciego, controlado con placebo que examina la D-cicloserina en el tratamiento de los trastornos de la alimentación. Nuestros resultados justifican estudios adicionales de eficacia a gran escala con niños con trastornos de la alimentación, así como una mayor investigación de los mecanismos neurales subyacentes”, aconsejó Sharp. “Esta línea de investigación tiene un enorme potencial terapéutico para los niños más gravemente afectados. Una ingesta más rápida de alimentos permitiría una eliminación más oportuna de la alimentación suplementaria a través de la dependencia del biberón o la sonda de alimentación en las personas afectadas, coincidiendo con una disminución en el comportamiento problemático a la hora de comer, una fuente importante de estrés para los cuidadores”.


Marcus Autism Center
Marcus Autism Center es una organización sin fines de lucro y una afiliada de Children’s Healthcare of Atlanta que trata a casi 5,000 niños con autismo y trastornos relacionados al año. Como uno de los centros de autismo más grandes de los EE. UU. y uno de los tres Centros de Excelencia para el Autismo de los Institutos Nacionales de Salud, el Centro de Autismo Marcus ofrece a las familias acceso a las últimas investigaciones, evaluaciones integrales y tratamientos conductuales intensivos. Con la ayuda de becas de investigación, apoyo comunitario y financiamiento del gobierno, Marcus Autism Center tiene como objetivo maximizar el potencial de los niños con autismo hoy y transformar la naturaleza misma del autismo para las generaciones futuras. Visite marcus.org para obtener más información.

Lee mas  Un nuevo remedio para una lesión común: curar los desgarros de los meniscos con bioingeniería

Departamento de Pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Emory
Los médicos-facultativos del Departamento de Pediatría de Emory brindan atención clínica de vanguardia de la más alta calidad, con el compromiso de mejorar el tratamiento para los niños a través de la investigación científica y capacitar a la próxima generación de líderes en pediatría.

Acerca de Children’s Healthcare de Atlanta
Children’s Healthcare of Atlanta se ha dedicado al 100 por ciento a los niños durante más de 100 años. Una organización sin fines de lucro, Children’s se dedica a hacer que los niños sean mejores hoy y más saludables mañana. Nuestra atención especializada ayuda a los niños a mejorar más rápido y vivir una vida más saludable. Con más de un millón de visitas de pacientes al año en tres hospitales y 28 ubicaciones en vecindarios, Children’s es el mayor proveedor de atención médica para niños en Georgia y uno de los mayores proveedores de atención clínica pediátrica del país. Children’s ofrece acceso a más de 60 especialidades y programas pediátricos y está clasificado entre los mejores hospitales pediátricos del país por US News & World Report. Con generoso apoyo filantrópico y voluntario desde 1915, Children’s ha impactado las vidas de los niños en Georgia, los Estados Unidos y en todo el mundo. Visite www.choa.org para obtener más información.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.