Implantes magnéticos utilizados para tratar los ‘ojos danzantes’

Un equipo de investigación ha utilizado con éxito imanes implantados detrás de los ojos de una persona para tratar el nistagmo, una condición caracterizada por movimientos oculares involuntarios.

El estudio de caso, publicado en Ophthalmology y dirigido por académicos de la UCL y la Universidad de Oxford, describió la implantación de un conjunto de imanes recientemente desarrollado en la cavidad debajo de cada ojo de un paciente con nistagmo. Es la primera descripción del uso exitoso de una prótesis oculomotora, o un implante que controla el movimiento ocular. “Nuestro estudio abre un nuevo campo en el uso de implantes magnéticos para optimizar el movimiento de partes del cuerpo”, dijo el Dr. Parashkev Nachev (Instituto de Neurología de la UCL). ), el autor principal del artículo.

El nistagmo implica una oscilación rítmica, o parpadeo de los ojos, y en ocasiones se denomina “ojos danzantes”. A menudo resulta en oscilopsia, la percepción de un movimiento constante del campo visual. La afección afecta a cerca de 1 de cada 400 personas y puede ser intrínsecamente incapacitante y causar una reducción de la agudeza visual.

“El nistagmo tiene numerosas causas con diferentes orígenes en el sistema nervioso central, lo que supone un reto para el desarrollo de un tratamiento farmacéutico, por lo que optamos por centrarnos en los propios músculos oculares. Pero hasta ahora, los enfoques mecánicos han sido esquivos debido a la necesidad de detener los movimientos oculares involuntarios sin prevenir los movimientos intencionales y naturales del cambio de mirada”, dijo el Dr. Nachev.

El paciente que se sometió al procedimiento desarrolló nistagmo refractario al tratamiento convencional a finales de los 40 años debido a un linfoma de Hodgkin, con gran impacto en su vida, incluida la pérdida de empleo. Sus dificultades llevaron al equipo de investigación a investigar el uso de una prótesis oculomotora que previamente había sido descrita teóricamente, pero no confirmada en la práctica.

Lee mas  Las variantes del número de copias genómicas contribuyen al deterioro cognitivo

El equipo de investigación desarrolló una prótesis que involucra un imán que se implanta en el piso orbital (el hueso en la parte inferior de la cuenca del ojo), interactuando con un imán más pequeño suturado a uno de los músculos extraoculares, que controlan el movimiento del ojo. Los imanes están revestidos de titanio, que se puede incrustar internamente de forma segura, lo que permite aplicar la fuerza magnética sin causar ningún daño.

“Afortunadamente, la fuerza utilizada para los movimientos oculares voluntarios es mayor que la fuerza que causa los movimientos parpadeantes, por lo que solo necesitábamos imanes bastante pequeños, lo que minimiza el riesgo de inmovilizar el ojo”, dijo el profesor Quentin Pankhurst (UCL Medical Physics & Biomedical Engineering), quien lideró el diseño de la prótesis.

Antes de la implantación, los imanes se probaron mientras estaban adheridos a una lente de contacto hecha a medida. Después de que eso demostró ser exitoso, las prótesis magnéticas fueron implantadas en dos sesiones separadas, una para cada ojo, por el profesor Geoff Rose y el Sr. David Verity en el Moorfields Eye Hospital. El paciente se recuperó rápidamente de ambos procedimientos, y refirió que la oscilopsia mejoró, aunque tiene un grado de visión doble, síntoma que había desarrollado antes del nistagmo.

Las pruebas mostraron que su agudeza visual general mejoró sustancialmente y no ha habido un impacto negativo en su rango funcional de movimiento. Durante cuatro años de informes de seguimiento, los síntomas del paciente se han mantenido estables y ha logrado regresar a un empleo remunerado e informa una mejora sustancial en las actividades diarias, como leer y mirar televisión.

Lee mas  El insomnio es un posible efecto secundario a largo plazo de los accidentes cerebrovasculares

“Aunque los mecanismos neurales exactos que causan el nistagmo aún no se conocen por completo, hemos demostrado que aún se puede corregir con una prótesis, sin necesidad de abordar la causa neural. Lo que importa aquí es el movimiento del ojo, no cómo se genera”, dijo el profesor Christopher Kennard (Universidad de Oxford), quien codirigió el estudio.

Los investigadores advierten que su prótesis no sería efectiva para todas las personas con nistagmo, ya que los implantes magnéticos no son adecuados para pacientes que requieren resonancias magnéticas periódicas, y es necesario realizar más investigaciones para comprender en qué pacientes la prótesis sería más útil. Actualmente, los investigadores están reclutando para un estudio más amplio, dirigido por el profesor Rose en el Moorfields Eye Hospital y financiado por el Instituto Nacional de Investigación en Salud (NIHR). El estudio se beneficia de una colaboración con el grupo de apoyo para pacientes con nistagmo, Nystagmus Network.

El estudio se benefició de la financiación del Programa Nacional para Aplicaciones de Tecnología Nuevas y Emergentes del NIHR, los Centros de Investigación Biomédica del NIHR en UCLH, Moorfields Eye Hospital y Oxford, y Wellcome.

Contacto con los medios

chris carril

Teléfono: +44 (0)20 7679 9222

Correo electrónico: chris.lane [arroba] ucl.ac.uk

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.